Convierte dos recipientes reciclados en monstruos para Halloween

Posted | 0 comments

Si buscas ideas para Halloween, estos recipientes reciclados son muy fáciles de preparar y convertirlos en auténticos monstruos del terror. Esta manualidad puedes compartirla con los más pequeños de la casa. Cada familiar puede crear un monstruo ¡ya verás qué divertido! Utilizar recipientes reciclados, para decorar, es muy fácil. Se pueden crear grandes proyectos con estos recipientes. Esta vez como decoración, vemos dos recipientes reciclados y clavados en palos. Los palos están clavados a la tierra y de esta manera, parecen pequeños y divertidos espantapájaros pero con caras de monstruos conocidos. Si te fijas bien en la fotografía, vemos que son facilísimos de crear. Utiliza un recipiente por cada monstruo y lava bien todos. Los recipientes de lejías quedan muy graciosos, con su asa y todo. Una idea es utilizar el propio color de fondo de la botella, para el rostro del personaje que hagas. Pero también puedes pintar estas botellas, del color que quieras. Después hay que hacerles las caras, que también se pueden crear con pintura o bien con rotuladores permanentes. Otra gran idea es crear looks particulares, utilizando abalorios o tejidos para crear algún accesorio o complemento. Por ejemplo si pones pelo, a tus personajes, puede ser utilizando lana o bien tela. Los recipientes son estupendos, para este DIY, gracias a sus boquillas. Estas boquillas son del diámetro perfecto de los palos. Por lo que si tienes algún palo de fregona o de escoba, que puedas utilizar, solo has de presionar la boquilla en el extremo del palo. Una vez encajado el recipiente, pincha el palo donde quieras. Para que se sostenga aún mejor y evitar que el recipiente se escurra hacia abajo, coloca un trozo de tela anudada o una cinta. Como ves hoy os dejo dos ejemplos de personajes. Un histórico Frankestain y una especie de Bob esponja malito y con lunares. Unicejo y también con un solo ojo, sonríe de lado dejando ver dos pequeños colmillos. Ambos monstruos dan la bienvenida a la casa ¿Te animas a...

Read More

Estanterías colgantes para macetas pequeñas

Posted |

Hoy le compartimos este trabajo que puede ser muy útil para quienes tienen poco espacio donde cultivar plantas. En el suelo de una terraza o un balcón no suelen caber muchas macetas, pero si se colocan en vertical, hay sitio para bastantes más. El manitas que nos enseña a hacer estas estanterías colgantes se llama Ben Uyeda y en su web, HomeMade Modern, puedes ver el vídeo de la realización. No te asustes al ver las herramientas eléctricas que utiliza, no son muy complicadas, pero si no te sientes capaz de cortar las maderas, siempre puedes recurrir a un carpintero para que haga ese paso.Les brindamos aquí algunas imágenes con los materiales que se necesitan y un resumen de la fabricación. Este pequeño jardín colgante puede contener hasta 20 macetas con sus plantitas. Materiales y herramientas: 20 macetas de terracota de 11 o 12 cm de diámetro 5 tablas de pino de 2 cm y 90 cm de largo Tendedero o cuerda / 4 de pulgada de grosor 1 Bridas de plástico blancas Taladro Sierra de perforación de 11 cm de diámetro Sierra circular Alicates Algunas imágenes del paso a paso: Y el vídeo donde puedes ver como se hace todo, aquí. Ben lo explica en inglés, pero las imágenes son muy explícitas. Si no te es fácil seguir de un tirón, le das al “pause” y vuelves atrás, esperemos les guste esta idea, Recuerde que las macetas y las plantas las puede conseguir en Flora Vitae. Si necesita asesoría sobre que plantas utilizar, preguntele a uno de nuestros asesores y con mucho gusto le ayudaremos a tener un hermoso jardín...

Read More

El exceso de agua en las plantas

Posted | 0 comments

¿Vieron ese refran que dice “No sólo de pan vive el hombre”? Pues bien, no sólo de agua viven las plantas. Yo también pasé por esa fase: “Ayyy, mirá que feucho está el potus… le faltará agua, pasame el vasito que le echo un poco más”. Pues NOOOO. Las plantas se mueren mucho más por exceso de agua que por escasez, asique ante la duda, mejor abstenerse. Reconocer una planta que literalmente se ahoga es fácil. Empieza a tener manchas blandas de podredumbre en las hojas, sobre todo en las que están más cerca de la base. La pobre además deja de crecer, porque con tanto barro ya no puede tomar los nutrientes de la tierra. Si además hay musgo sobre el sustrato o en la maceta ya podemos hablar, no de un potus, sino directamente de un alga. Para de regar, YA. El musgo crece sólo en los lugares donde hay agua, muuuucha agua. Otro signo es el amarillamiento y posterior caída de las hojas, aunque además habría que prestar atención a otras señales, porque esto también puede indicar falta de hierro. Mucha comida para el cuerpo humano es peligrosa, así como mucha agua es para las plantas… Pero tampoco es cuestión de sentirse mal… no se dan una idea la cantidad de plantitas ahogadas que tengo en mi haber. La última fue una lavanda divina (lavandula officinalis) que había traído a casa mi hermano. ¡Estaba enorme! Había crecido una barbaridad, tanto, que con sus raíces tapó el drenaje. La maceta era muuuy grande, y si bien la superficie del sustrato se secaba, el fondo permanecía encharcado. Conclusión: se pudrieron las raíces. Mini guía de algunas cosas que hay que tener en cuenta antes de regar: Si vas a regar, ¡rega bien! Así el agua llega hasta las raíces del fondo. Embarrate las manos. Así de simple. Para saber si el sustrato necesita agua no queda otra que meter un dedo en la tierra. Sólo si sale seco hay que regar. Como pasó con mi lavanda, no te olvides de que a veces se seca la superficie mientras la base sigue empapada. En general (pero sobre todo en invierno), más vale quedarse corto que pasarse con el agua. Siempre que puedas regá con agua de lluvia, que no tiene cloro. Ideal para hortensias, azaleas y orquídeas. Las plantas en macetas pequeñas necesitan riegos más frecuentes. No las desatiendas. De vez en cuando da vuelta las macetas para ver que el drenaje no esté obstruído. Si es así, liberalo con un palito. Si se trata de las raíces que se escapan, ya es hora de mudar la planta a una maceta más grande. Cuando vas a regar, ¡no mojes las flores! Se marchitan con el agua. Regá por la base del tallo o directamente sobre el plato. No te olvides de retirar...

Read More

Cómo cultivar gardenias en macetas

Posted | 0 comments

Originaria de Asia, la gardenia (Gardenia augusta) puede alcanzar de 1,8 a 2,4 m de altura, incluso cuando es cultivada en macetas. El follaje de color verde oscuro que acompaña a las grandes flores blancas realza aún más su espectacular porte. El cultivo de estas plantas en macetas es bastante sencillo, siempre y cuando utilices un contenedor del tamaño adecuado y un medio de cultivo ácido. Se necesita: Maceta Tierra ácida para macetas Guantes de jardinería Gardenia Instrucciones Elige una maceta que tenga el tamaño adecuado para tu gardenia, ya que esto será algo esencial para su salud. Le irá bien una maceta que sea como mínimo 4 pulgadas (10 cm) más ancha y 6 pulgadas (15 cm) más profunda que su cepellón. Recuerda que la maceta debe disponer de agujeros de drenaje y de un plato de goteo. Llena 3/4 de la maceta con tierra ácida. Las gardenias prosperan en condiciones ácidas; un medio de cultivo elaborado con 2 partes de tierra para macetas, 2 partes de arena gruesa, 2 partes de musgo de turba, 1 parte de mantillo de hoja y 1/3 de compost, creará un ambiente saludable para esta plantas acidófila. Ponte los guantes, abre con las manos un agujero en la tierra de la maceta y pon dentro tu gardenia. Da suaves golpecitos sobre la tierra de alrededor del tallo principal para eliminar las bolsas de aire. Riega la gardenia con regularidad; lo ideal es cada dos días. Empapa la tierra durante el riego y deja que el agua salga por los agujeros de drenaje una vez que la haya atravesado. Deja secar la tierra antes del siguiente riego. Coloca la gardenia en una ventana donde pueda recibir gran cantidad de luz solar indirecta. Si no dispones de ninguna ventana donde alojar tu gardenia, sitúala bajo una lámpara de crecimiento de 8 a 12 horas al día. Poda las hojas y los tallos muertos de la gardenia cuando sea necesario. Nutre la planta con un fertilizante soluble en agua. Aplícalo siguiendo las instrucciones que aparezcan en la etiqueta. Consejos y advertencias Trasplanta la gardenia cuando las raíces comiencen a ser demasiado grandes para la maceta. Sabrás que ha llegado el momento de trasplantarla cuando veas que las raíces salen por los agujeros de drenaje de la maceta o cuando la tierra comience a secarse mas rápidamente de lo habitual. No riegues las gardenias en exceso. Si el agua se quedara estancada en la maceta, podría provocar la pudrición de la raíz, una enfermedad que conduciría a la muerte de la planta....

Read More

Como sembrar Albahaca?

Posted | 0 comments

La albahaca es una planta aromática muy común para plantar en casa y que puede utilizarse también en la cocina, por ejemplo para hacer salsa pesto. Y ¿qué mejor que usar albahaca fresca y cultivada por nosotros mismos? Es muy sencillo plantarla, tan solo es necesario ponerla donde reciba sol directo e ir regándola frecuentemente, lo que cabe tener en cuenta es que se trata de una planta anual, es decir que hay que plantarla de nuevo cada año. Una de las formas de plantación es hacer semilleros para después transplantarlas a una maceta o jardinera.  Las semillas para plantar podemos recogerlas en otoño extrayéndolas de una planta adulta y guardándolas para la siembra en una bolsa de papel, o bien comprándolas en un centro de horticultura o jardinería. Para el semillero que nos servirá para sembrar albahaca en casa, se puede utilizar un recipiente de poca profundidad -entre 5 y 10 cms-, lleno de tierra fresca y abonada. Las semillas se plantan a poca profundidad (1 cm) haciendo agujeros con el dedo en la tierra, depositando dos o tres semillas por agujero y cubriendo con tierra cuidadosamente, después se debe regar con agua todo el semillero. El semillero debe estar en una ventana, balcón o terraza para que reciba el sol directo, y debe regarse cada uno o dos días. Las plántulas de albahaca brotan entre 10 y 15 dias después de la plantación, y las podemos mantener allí hasta que tengan 6 hojas (unos 8 – 10 cms de altura). El transplante debe hacerse en la mañana, antes de que el semillero reciba el sol de lleno y antes de regar las plantas. Hay que tener mucho cuidado con las plántulas de albahaca para no estropear las raíces. Antes de transplantar, se debe tener una maceta preparada (de unos 20 o 30 cm. de altura) con tierra abonada, seca y no muy compactada. En la maceta se hace un agujero con la mano o una pala de jardinería, y se deposita la plántula, cuidando que las raíces no se doblen. Después se agrega tierra hasta cubrir un poco el tallo, y se compacta un poco la tierra apoyando las palmas de las manos cerca del tallo y presionando suavemente. Finalmente se debe regar abundantemente toda la superficie de tierra. El riego de la albahaca deberá ser frecuente pero en reducidas cantidades, es decir, que no quede encharcada.  Una vez crezca la planta de albahaca, tendremos hojas frescas desde principios de verano hasta mediados de otoño, y algunas veces incluso más. ¿Cómo cuidar la planta de Albahaca? Esta planta requiere de mucha agua por eso si vives en un clima muy cálido deberás regalarla con frecuencia cada vez que la tierra esté seca. En el invierno necesita de menos líquido. La albahaca necesita luz pero al estar expuesta al sol podría marchitarse por eso elige un sitio en...

Read More