10 Reglas de oro para regar

Posted | 0 comments

Para evitar que sus plantas se queden marchitas en verano, necesitan mucha agua. Pero, ¿cuánta o con qué frecuencia se deben regar? Es mejor echar el agua por encima o por debajo? Sigua leyendo y encontrará información útil para el riego de sus plantas. Regla no. 1: Mantener humedad uniforme La mayoría de las plantas dependen de una humedad uniforme. Sin embargo, que se seque antes de regar promueve el crecimiento de raíces de las plantas. Regla no. 2: Riegue con menos frecuencia pero a fondo En el lecho de flores, una o dos sesiones de riego por semana suelen ser suficiente: es mejor el agua con menos frecuencia, pero con un montón de agua en lugar de un poco de agua a menudo. Regla no. 3: Riegue al atardecer o a primera hora de la mañana Cuando el agua enfría el suelo por la tarde o noche, se evapora menos que cuando el suelo está caliente durante el día y las plantas puede abastecerse de agua antes de que llegue el calor del día siguiente. Regla no. 4: Mantener las hojas secas Las hojas mojadas se convierten en hojas enfermas. Si se mantiene húmedas durante la noche, puede dar lugar a moho en la hoja. Las hojas que se dejan húmedas al sol pueden desarrollar marcas leves de quemaduras Regla no. 5: Dar la cantidad correcta de agua Requisito de riego significa que suficiente agua debe llegar a las raíces. Poca agua a menudo sólo cubre los centímetros superiores del suelo – o ni siquiera llegar a ellos en absoluto, por ejemplo, cuando hay un acolchado que cubre el suelo y el riego demasiado escaso. Requisito de riego también significa que las plantas de cultivo son particularmente dependientes de la tierra uniformemente húmeda sobre todo hasta que sus cultivos están maduros para la cosecha (por ejemplo: la formación de raíces y bulbos (zanahorias, patatas), hoja (albahaca), cabezas (coliflor, lechuga) o fruta (tomate y otras frutas). Regla no. 6: Dar grandes cantidades de agua por partes El agua necesita un momento para ser absorbida por la tierra. Antes de derrochar un agua preciosa y dejar que  fluya sin usar, es mejor regar de forma repetida por partes . Regla no. 7: Regar con un objetivo pero distribuido. Regar siempre el mismo punto de la raíz sólo una conduce al crecimiento de las raíces por un solo lado y por  tanto a una mala absorción de nutrientes en el suelo. Por lo que siempre hay que regar alrededor de la planta y distribuir por  toda la zona. Regla no. 8: Regar de manera que ahorre agua. Regar tanto como sea necesario y tan poco como sea posible. Esto se simplifica con un sistema...

Read More

El exceso de agua en las plantas

Posted | 0 comments

¿Vieron ese refran que dice “No sólo de pan vive el hombre”? Pues bien, no sólo de agua viven las plantas. Yo también pasé por esa fase: “Ayyy, mirá que feucho está el potus… le faltará agua, pasame el vasito que le echo un poco más”. Pues NOOOO. Las plantas se mueren mucho más por exceso de agua que por escasez, asique ante la duda, mejor abstenerse. Reconocer una planta que literalmente se ahoga es fácil. Empieza a tener manchas blandas de podredumbre en las hojas, sobre todo en las que están más cerca de la base. La pobre además deja de crecer, porque con tanto barro ya no puede tomar los nutrientes de la tierra. Si además hay musgo sobre el sustrato o en la maceta ya podemos hablar, no de un potus, sino directamente de un alga. Para de regar, YA. El musgo crece sólo en los lugares donde hay agua, muuuucha agua. Otro signo es el amarillamiento y posterior caída de las hojas, aunque además habría que prestar atención a otras señales, porque esto también puede indicar falta de hierro. Mucha comida para el cuerpo humano es peligrosa, así como mucha agua es para las plantas… Pero tampoco es cuestión de sentirse mal… no se dan una idea la cantidad de plantitas ahogadas que tengo en mi haber. La última fue una lavanda divina (lavandula officinalis) que había traído a casa mi hermano. ¡Estaba enorme! Había crecido una barbaridad, tanto, que con sus raíces tapó el drenaje. La maceta era muuuy grande, y si bien la superficie del sustrato se secaba, el fondo permanecía encharcado. Conclusión: se pudrieron las raíces. Mini guía de algunas cosas que hay que tener en cuenta antes de regar: Si vas a regar, ¡rega bien! Así el agua llega hasta las raíces del fondo. Embarrate las manos. Así de simple. Para saber si el sustrato necesita agua no queda otra que meter un dedo en la tierra. Sólo si sale seco hay que regar. Como pasó con mi lavanda, no te olvides de que a veces se seca la superficie mientras la base sigue empapada. En general (pero sobre todo en invierno), más vale quedarse corto que pasarse con el agua. Siempre que puedas regá con agua de lluvia, que no tiene cloro. Ideal para hortensias, azaleas y orquídeas. Las plantas en macetas pequeñas necesitan riegos más frecuentes. No las desatiendas. De vez en cuando da vuelta las macetas para ver que el drenaje no esté obstruído. Si es así, liberalo con un palito. Si se trata de las raíces que se escapan, ya es hora de mudar la planta a una maceta más grande. Cuando vas a regar, ¡no mojes las flores! Se marchitan con el agua. Regá por la base del tallo o directamente sobre el plato. No te olvides de retirar...

Read More

25 Consejos de Jardinería Ecológica

Posted | 0 comments

Elige plantas autóctonas. Son más resistentes a la falta de agua, a los suelos pobres, a las plagas y enfermedades, requieren menos mantenimiento… Los Cactus y otras Crasas son muy duras. Agrupa las especies en el jardín según sus necesidades de agua. Es decir, que estén juntas las especies autóctonas y xerófitas (sería una zona seca) o juntas las que precisen riego regular (zona húmeda), de esta forma no se desperdicia agua al regar de más unas plantas que no lo necesitan. En los bordes del césped, que es donde cae más agua, aprovecha para plantar las que más agua consuman.  El riego automático con programador te permitirá regar de noche y evitar así la fuerte evaporación del día producida por el sol y el viento. Es aconsejable acostumbrar las plantas a poco riego. Coloca farolas y balizas fotovoltaicas que se alimentan de energía solar. El exceso de fertilizantes origina una brotación muy tierna y crea plantas más propensas a plagas como Pulgones o Ácaros. Elabora compost casero reciclando los restos vegetales, como ramas de poda, el césped segado, hojas, restos de comidas, etc.. (Puedes ver varios modelos de compostadores en la web de compostadores.com) El acolchado o mulching consiste en recubrir el suelo del pie de las plantas con distintos materiales, a modo de capa de 5 a 15 cm de espesor. Sus beneficios son varios: protege la humedad de la evaporación, salen menos hierbas y aporta nutrientes para las plantas (los acolchados orgánicos). Los materiales para acolchado o mulching pueden ser:– Cortezas de pino trituradas – Acículas de pino – Turba, mantillo, compost – Hojas – Hierba – Gravas y guijarros de colores – Puzolana volcánica negra – Paja, serrín… Una malla antihierba es muy útil para macizos de arbustos, para rocallas, para jardines de cactus, en caminos de grava, etc.. El acabado estético se consigue cubriéndola con cortezas de pino, con chinos, con gravas, etc. El césped está contraindicado en Jardinería Ecológica porque requiere un alto mantenimiento: riegos, abonados, siegas, perfilados, aireados, escarificados, resiembras, control de plagas y hongos. Si no vas a renunciar al césped, destina una superficie pequeña, lo imprescindible para las necesidades familiares, quizás la zona central, alrededor de la piscina y poco más. Hay otras alternativas al césped para cubrir el suelo:– Plantas Tapizantes – Masas de arbustos – Cortezas de pino – Gravas y áridos decorativos – Pavimentos Para prevenir insectos, hongos, bacterias y virus, nada mejor que tener las plantas fuertes y vigorosas. Recoge y quema las hojas que hayan sido atacadas por hongos. Si en el entorno de tu jardín hay ataques del hongo Seiridium en setos o árboles de Ciprés, Macrocarpas o Arizónicas, no plantes estas especies, sino otras que no sean susceptibles al Seiridium porque es probable que se infecten. Hay plantas que repelen a las plagas. No...

Read More

Cuidado del Jardín

Posted | 0 comments

Con la llegada del verano el cuidado del jardín debe incrementarse. Las altas temperaturas y las condiciones climáticas pueden resultar demasiado duras para nuestras plantas. Con esta serie de consejos, todo estará bajo control: A la hora de regar, es importante procurar hacerlo en las horas más frescas del día. De otro modo, el calor de los rayos del sol evaporará gran parte del agua antes de que esta cumpla su cometido. Para conseguir un riego constante, programado y evitar olvidos, instalar un sistema de riego automático puede ser la solución. Aporta más agua si la planta está a pleno sol o si está expuesta a los vientos. Procura dejar las mangueras a la sombra. Las altas temperaturas pueden deteriorarlas, creándose grietas y deformaciones. Las partes del jardín que estén permanentemente expuestas al sol deben ser regadas a diario. Si decidimos añadir plantas nuevas al jardín en pleno verano, hay que tener en cuenta que necesitan mucho más riego que las que llevan tiempo en el jardín. En la temporada posterior a su plantación, son especialmente frágiles, por lo que cualquier cuidado debe ser máximo. Si tenemos árboles en el jardín, estos necesitarán un riego abundante al menos una vez por semana. Los excesos de agua tampoco son buenos. Anegar una zona del jardín por miedo al calor puede ocasionar que las plantas se pudran por la humedad. En la última semana de verano puede resultar conveniente fertilizar árboles, plantas y césped. Con ello conseguiremos reforzar las defensas del jardín para el siguiente invierno. Para muchas especies de planta, el verano es la estación de más actividad. Por ello, si las tenemos constantemente abonadas, apoyaremos su crecimiento y floración. La calidez del ambiente puede propiciar la aparición de plagas y hongos. Por ello, tendremos especial cuidado usando fungicidas e insecticidas. Hay que tener cuidado con los árboles plantados junto al césped. Si el agua del riego del césped sumada al agua del riego del árbol es excesiva, sus raíces podrían pudrirse y el árbol, morir. Por regla general, el césped necesita 20 ó 30 minutos de aspersión diaria. Si el sol pega con fuerza no es conveniente cortar el césped demasiado corto, pues podría quemarse.  ...

Read More