La semana pasada les hablamos sobre las plagas en el zacate. Esta semana hablaremos sobre las plagas en los rosales, específicamente “El Pulgón”.

El daño más común y peligroso que sufren los rosales, es el ataque de los pulgones. Estos pequeños bichitos pueden causar mucho daño, debilitando la planta y deteniendo su crecimiento y floración.

20140828-pulgon01El pulgón es una de las plagas que ataca más comúnmente a las rosas, formando colonias que envuelven hojas y tallos. Esta plaga aparece cuando las plantas se encuentran debilitadas o con temperaturas muy altas. Succionan la savia de la planta, destruyendo el tejido y deformando los brotes nuevos.

Los pulgones atacan principalmente los brotes más tiernos, provocando que los mismos se enrosquen. En algunas ocasiones, los pimpollos atacados por los pulgones no llegan siquiera a abrirse.

Además del enrollamiento de las hojas, podemos notar la presencia de pulgones a simple vista (son pequeños insectos de color verde o negro); por la melaza que excretan; el hongo negrilla que se ubica sobre la melaza, y por las hormigas que se acercan a recoger esa melaza (y que además protegen a los pulgones porque saben que son ellos quienes la producen). Las hormigas son las que trasladan los pulgones de una planta a otra.

Los pulgones se pueden eliminar con productos específicos que se compran en viveros. Tras su aplicación, el veneno penetra en las hojas y el pulgón lo ingiere. Lo ideal es atacarlos apenas notemos su presencia, para que no dañen la planta.

Si preferimos métodos más naturales, las recetas ecológicas contra pulgones son varias e igualmente efectivas. Esta plaga tiene enemigos naturales que se los comen, ellos son las mariquitas o vaquitas de San Antonio, la crisopa, pequeñas avispillas, etc.  Por esa razón, es importante que cuando apliquemos tratamientos para eliminar ciertas plagas, los mismos no ataquen a estos animalitos beneficiosos.

Otra solución contra los pulgones que atacan rosales: si en nuestro jardín no hay mariquitas, podemos pulverizar con agua jabonosa (la misma que 20140828-pulgon03despide el lavarropas) o agua a temperatura templada.

También se puede aplicar una infusión a base de ortigas. Para prepararla, necesitamos ½ kilo de ortigas frescas, mezcladas en 5 litros de agua. Luego, cubrimos el recipiente y cada tanto revolvemos. Cuando la mezcla esté bien descompuesta, se cuela, se deja reposar un día y se rocía a los pulgones.

Se puede optar por plantar cerca de los rosales especies tales como madreselvas, ortiga o lupino, que son repelentes naturales de pulgones.

Otra receta de remedio casero contra pulgones consiste en mezclar 1 litro de agua con dos cucharadas de escamas de jabón neutro, y 2 de alcohol de 90º. Se mezcla bien y se pulveriza la planta con este preparado natural.