jardin-ecologico-flora-vitae-vivero-costa-rica-rosas-01

Una de las ventajas de las rosas y rosales es que se adaptan perfectamente a la mayoría de los suelos. Lo más recomendable es plantarlos en primavera y abonar previamente el suelo evitando, siempre que sea posible, los productos químicos. Los rosales suelen crecer mejor en ambientes templados, más frescos que calurosos, por lo que es preferible tenerlos en el exterior. Para asegurarnos un correcto cuidado de los rosales es necesario tener en cuenta tanto los factores que influyen en su desarrollo como los productos que se utilizan, los cuales se pueden encontrar en las páginas de anuncios online a buen precio.

Luz solar: Hay que asegurarse que no esté expuesta constantemente a los rayos del sol ya que podrían secarla e incluso quemar sus hojas y su tallo,  con tres o cuatro horas será suficiente.

jardin-ecologico-flora-vitae-vivero-costa-rica-rosas-03Suelo: Es bueno que la tierra esté formada con sustratos de arcilla y limo para poder mantener el agua y las propiedades que aportan los fertilizantes. A su vez, también es recomendable que el suelo sea parcialmente ácido para que el rosal pueda asimilar mejor los nutrientes.

Regado: Es imprescindible que la tierra se mantenga húmeda. Para ello lo más recomendable es regar el rosal aproximadamente cada 3 días si está en un maceta y si no cada 6 días.

Drenaje: Hay que evitar que el agua se acumule pudiendo provocar la asfixia de las raíces. Para ello, es fundamental asegurarse de que el rosal cuenta con un buen drenaje.

Abono: La salud del rosal dependerá en gran medida de que se aplique la cantidad justa de abono. Lo mejor es sin duda el estiércol ya que ayuda a que la tierra se mantenga la tierra se mantenga húmeda y protege al rosal de las bajas temperaturas. Además se pueden añadir otros fertilizantes de liberación lenta como lombricompuesto y compost.

Podar: Existen dos tipos de poda: la de formación que permite que la planta crezca correctamente y la fitosanitaria que ayuda a limpiarla de  plagas y enfermedades. Ambas son importantes y deben realizarse durante el invierno.

Desinfección: Se deben lavar correctamente los utensilios utilizados para realizar la poda ya que así se evitará contagiar a otras plantas de posibles enfermedades o plagas.

Humedad: Mantener la humedad es un factor muy importante para el buen crecimiento de los rosales, sobre todo durante los meses de verano o los días de mucho calor. Una buena de hacerlo es humedecer la planta con un pulverizador una vez que se haya ido el sol. Es importante no mojar nunca las hojas o pétalos a lo largo del día ya que se podrían quemar con el reflejo de la luz solar.

Enfermedades: Es muy importante observar periódicamente el rosal para saber cuál es su estado. De esta forma, si las hojas están amarillas y no hay brotes es probable que le falte nitrógeno; si por el contrario son pequeñas y tienen matices marrones probablemente necesitará fósforo. En cambio, si el problema es que parece seca, seguramente estará carente de potasio.

Más rosales: Para conseguir más rosales se pueden utilizar las semillas durante otoño o se puede utilizar parte de su tallo. En este último caso se cortará un esqueje, se le quitarán todas las hojas y se plantará directamente en el suelo. Nunca está de más ponerlo antes en remojo durante toda la noche con un poco de hormonas de crecimiento.

jardin-ecologico-flora-vitae-vivero-costa-rica-rosas-02